COOL SHOES FOR THE BLUES

Sé que este es un problema de primer mundo viviendo en el tercero, una exageración que roza en uno de esos caprichos que hacen ver al tema de la moda como algo frívolo… pero me he dado cuenta que soy un problema con los zapatos. Les explico: el domingo me compré dos pares de zapatos (ay, es que es como una terapia que alivia un poco el corazón y ataca al estrés de manera contundente, ya lo comprobé) pero ahora no me los quiero poner porque tengo miedo de maltratarlos (lo sé, es un miedo irracional), pero es que he comprobado que soy un desastre con los zapatos: mi calzado siempre termina con rayones, raspaduras, manchas o deformaciones./ I know this is a first world problem living in the third, an exaggeration bordering on one of those quirks that make fashion looks so frivolous… but I’ve realized that I have a problem with shoes. Let me explain you: on Sunday I bought two pairs of shoes (oh, it feels like a therapy that cure my heart and a attack to stress), but now I don’t want to wear it because I’m afraid of a future damage (I know, it’s an irrational fear), but I’ve found that I am a mess with shoes: my shoes always ends with scratches, scrapes, stains, etc…
Pero prometo que voy a cuidar estos nuevos pares (pronto se los muestro por aquí). ¿Ustedes tienen algún consejo eficaz para cuidar su calzado?, si es así me lo pueden compartir./ But I promise I’ll take care of this new pair (soon I’ll show you pictures). Do you have some effective tips to take care of your shoes?, you have to tell me!
Fungi

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *